Sobre la integración de sistemas complejos...

El origen y evolución de la vida sería un proceso de integración de sistemas complejos que se autoorganizarían en otros sistemas de nivel mayor. Las unidades básicas serían las bacterias que cuentan con todos los procesos y mecanismos fundamentales de la vida celular, que mediante distintas fusiones dieron lugar a distintos tipos de células eucariotas. Los virus, mediante su mecanismo de integración cromosómica, completaron las características genéticas de las células eucariotas no existentes en las bacterias y serían los que, bien individualmente, bien mediante combinaciones entre ellos, introducirían las nuevas secuencias responsables del control embrionario de la aparición de nuevos tejidos y órganos, así como de la regulación de su funcionamiento.

La idea general es que la evolución de los seres vivos no se ha llevado a cabo por la adaptación al ambiente mediante la acumulación de pequeños cambios producidos al azar y “seleccionados” mediante la competencia por ser “ventajosos”. La evolución implica cambios en la organización del organismo, y eso sólo se puede producir por cambios en el proceso embrionario producidos por reorganizaciones en el genoma.

Las remodelaciones genómicas se han producido porque los genomas animales y vegetales están compuestos en su inmensa mayor parte (lo que incluye lo que las ideas darwinistas habían llevado a considerar ADN “basura”, pero que se ha revelado como la parte fundamental de los genomas), por virus endógenos completos o fragmentarios, es decir, virus integrados en los genomas que participan en funciones esenciales de los organismos, y “elementos móviles” y secuencias repetidas ambos de origen viral.

Sabemos que a lo largo de la existencia de la vida en la Tierra se han producido enormes cataclismos por la caída de grandes asteroides y por inversiones de los polos magnéticos que han dejado a la Tierra sometida a fuertes bombardeos de radiaciones solares. También se ha comprobado experimentalmente que estos tipos de agresiones ambientales movilizan a los virus endógenos y a los elementos móviles. Esto explica los grandes cambios de fauna y flora que se observan en el registro fósil entre los períodos geológicos, separados por grandes extinciones y que han recibido sus nombres de las diferentes faunas que los caracterizaban. Dentro de este proceso, la especiación, que es considerada por la teoría sintética “el primer paso para la evolución”, no es más que un aumento de variabilidad dentro de un patrón morfológico básico, y también se produce de forma repentina como respuesta a disturbios ambientales de menor grado.

Los fenómenos que componen la vida, desde las células, los órganos y tejidos, los organismos, las especies y los ecosistemas, hasta la totalidad del ecosistema global que constituye la Tierra, están organizados en sistemas jerárquicos e interconectados cuyas propiedades y, por tanto su evolución responden a los conceptos de la Teoría General de Sistemas de von Bertalanffy: Según ésta, un sistema se define como un conjunto organizado de partes interactuantes e interdependientes que se relacionan formando un todo unitario y complejo. Entre los distintos tipos de sistemas, los seres vivos se ajustan a las características de los llamados "sistemas organísmicos u homeostáticos" (capaces de ajustarse a los cambios externos e internos) y están organizados en subsistemas que conforman un sistema de rango mayor (macrosistema). Los sistemas complejos adaptativos son muy estables y no son susceptibles a cambios en su organización, pero ante un desequilibrio suficientemente grave, su respuesta es binaria: un colapso (derrumbe) catastrófico o un salto en el nivel de complejidad (debido a su tendencia a generar patrones de comportamiento global). En definitiva, que adaptación, es decir, ajuste al ambiente, y evolución, es decir, cambio de organización, son procesos diferentes.

 La evolución parece corresponder a una tendencia muy general en la Naturaleza, apta para configurar sistemas abiertos, es decir, sistemas que tienen el potencial de intercambio de información con el exterior y de producir niveles emergentes y extensivos de organización, pero necesariamente basados en los establecidos con anterioridad. Se podría decir que la evolución es una propiedad intrínseca a la vida, como algo inevitable, consecuencia de sus características.

Asumo que es una visión simplificada, limitada y tal vez superficial de unos fenómenos de una complejidad inabarcable (pero, como dice la sabiduría popular, el que da todo lo que tiene no está obligado a más).  Aún así, creo sinceramente que puede ser un punto de partida para acercarse de una forma libre de prejuicios y preconceptos a la belleza y la armonía de la Naturaleza.
Y si el lector no se siente molesto por estas pretensiones y tiene la paciencia de seguir leyendo, podrá vislumbrar aquí las pistas de posibles soluciones a problemas no resueltos (muchas veces creados) por la vieja y sórdida concepción de la Naturaleza.

MIS ALUMNOS, MIS MAESTROS.

Mi admirado José Saramago solía decir que somos en un noventa por ciento, quizás más, producto de los demás. De las personas que hemos encontrado en nuestro camino. En mi caso, una buena proporción de mis “constructores” se encuentra entre los centenares, miles de alumnos que han pasado por mi vida. Pese a que he llegado a ser recriminado en público por decirlo, lo repito porque es sincero: he aprendido mucho más de mis alumnos que de mis colegas. He encontrado unos ejemplos de lucidez, de madurez, de compromiso, algunos hasta tal punto que difícilmente encontrarán acomodo en esta sociedad enferma que, en ocasiones, me han hecho creer que todavía estamos a tiempo para cambiar el Mundo. Pero mi condición pesimista me ha devuelto a la realidad al pensar en los miles, tal vez millones de jóvenes cuyas potencialidades están siendo, siguen siendo cercenadas por el adoctrinamiento. No les deprimo más. Dejo que el lector imagine hasta dónde podrían llegar (hasta dónde podríamos llegar) si a estos científicos de veinte años no les fueran cortadas las alas por los administradores de “la Verdad”. Los trabajos de curso y artículos que he podido recopilar son sólo una pequeña muestra de centenares de textos (la mayoría en papel) merecedores de difusión. Desafortunadamente, no he podido conseguir la autorización para hacer públicos algunos cuyos autores “han volado”. Pero creo que esta es una muestra esclarecedora. Espero que los disfruten.